Estimado lector:

Los artículos publicados en esta página principal aparecen por orden de llegada.

Para permitir una mejor lectura de los contenidos, estos están agrupados en la pestaña de su tema correspondiente,
enumerados narrativamente e indicados por enlaces internos.

lunes, 28 de mayo de 2012

El tiempo como herramienta


Matías MolusKo y sus herramientas

Para ser un buen carpintero, no es necesario conocer cómo se fabrican y cuántas clases de martillos existen. No vienen mal estos datos, pero lo que sí es imprescindible es saber manejar esa herramienta.
El historiador maneja el tiempo y su expresión, es su herramienta básica. Incluso acostumbra a utilizar una conjugación verbal como la de la oración anterior: el presente continuo. Me refiero al uso del verbo en Presente del modo Indicativo (“maneja”, para este ejemplo), dándole a la frase un sentido de continuidad, donde indica que el historiador “manejaba” y “manejará” indefinidamente el tiempo.
Esto explica por qué en un escrito de carácter histórico, y salteando una regla casi de oro de la redacción literaria, se permiten varios tiempos verbales en una misma narración, y aún en una misma frase:
“El héroe, pensando en vencer, consideró sus opciones,…por lo que actúa en consecuencia”


La herramienta está marcada por la forma de utilizarse
Todo escrito de carácter histórico o genético permite el uso de varios tiempos verbales por sus propios principios involucrados, que es el transcurrir de acontecimientos ordenados desde el pasado hacia el futuro, por medio de una estructura lógica que va a estar ceñida principalmente a su intento de demostrar las cadenas de causas-efectos seleccionadas en su análisis.
Esto quiere decir que un investigador o analista histórico selecciona de entre los numerosos hechos ocurridos, cuáles están encadenados a lo largo del tiempo, justificándose unos a otros.
Pero no nos engañemos, pues esta forma de proceder en un análisis histórico, también depende del tiempo. Desde hace sólo 40 años se utiliza. Inmediatamente antes de ello, se analizaban los acontecimientos de forma funcional, es decir, para qué o con qué intenciones estaba dirigido o había sucedido.
Existe una disciplina auxiliar de la Historia, llamada Historiografía, cuyo propósito es la dedicación exclusiva al análisis de cómo se interpretan los acontecimientos a lo largo del tiempo y las culturas, y será motivo de cantidad de post siguientes.
En los post siguientes, la Teoría de la Historia será analizada en forma genética, o sea, en sus relaciones de causas-efectos. Pero que quede claro: no es la única forma de analizar la Historia, simplemente es la preponderante en el paradigma actual. Con el tiempo, veremos otros tipos de análisis.

Salutem, cives mundi.
Orlando Ampuero

No hay comentarios:

Publicar un comentario