Estimado lector:

Los artículos publicados en esta página principal aparecen por orden de llegada.

Para permitir una mejor lectura de los contenidos, estos están agrupados en la pestaña de su tema correspondiente,
enumerados narrativamente e indicados por enlaces internos.

lunes, 11 de junio de 2012

La antropología estructural de Claude Lévi-Strauss


Una revisión intentando entender los grupos humanos.

Guillatum araucano, fotografía archivo Luis Fuentes Ampuero
Si bien la originaria antropología estructural era un análisis de los patrones idiomáticos en común de los grupos, totalmente derivado del estructuralismo lingüístico de comienzos del siglo XX, rápidamente se enriqueció con el agregado de la simbología desde la semiótica, y muchos aportes más, provenientes de disciplinas tan dispares como la ciencia política y la geografía social.




La Antropología Estructural fue enriqueciéndose
La misma historia del siglo XX fue aportando innumerables recursos y ejemplos al estructuralismo ¿cómo se entiende sino el efecto masificador de los gobiernos fascistas de los años ’30?
Todos los actuales investigadores de Historia coinciden hoy en día, en que Hitler ocupó un lugar en Alemania que podría haber ocupado otra persona, pues el caldo social para lo que sucedió, ya estaba en ebullición. De hecho, ganó su puesto de Canciller en elecciones libres, si bien inmediatamente después acaparó.
Los grupos humanos poseen rasgos culturales en común. Este es el axioma básico del estructuralismo. Si bien esta disciplina comenzó siendo desarrollada para entender, y luego controlar, a las poblaciones de las colonias de países centrales (Antropología para los aborígenes, Sociología para los “civilizados”), hoy deriva sus herramientas de análisis en las llamadas “tribus urbanas”. Ni qué dudarlo, por las mismas razones.
De todas formas, las categorizaciones de la Antropología Estructural, han sido comprobadas y adecuadas a los tipos de análisis modernos de sociedades humanas. He aquí las estructuras básicas.

Las bandas cazadoras-recolectoras
La antigua Etnografía, derivada en Antropología, con aportes arqueológicos, históricos, geográficos y socio-políticos, permiten definir como la unidad mínima de supervivencia y continuidad del hombre como especie a la banda cazadora-recolectora. Entre 10 y 30 miembros, su número está regido por un patrón ecológico: nunca más integrantes de lo que un área, con radio de lo que puede caminar una persona en un día, puede alimentar.
Los roles en estas sociedades básicas son variados, complejos y dinámicos. Si bien no se puede generalizar, se basan en el respeto por las jerarquías establecidas en base a la actuación continua de sus integrantes. El líder de caza, deja de serlo cuando comienza a fallar, y es reemplazado. Esto se acepta, y la cohesión del grupo no es afectada por su pasado.

El clan
Cuando un grupo puede elevar la cantidad de sus integrantes, por razones tales como una fuente de alimentación renovable estática (playa con bancos de peces cercana) o dinámica (recorrido de rutas de migración de animales), o por la adopción del cultivo o domesticación de especies (Revolución Neolítica en adelante), la supervivencia del grupo adquiere otras características. Como establece una memoria social, su cohesión está dada por un antepasado común, legendario, que protege y reúne la gran familia ampliada y su descendencia. Es el Clan.
Tienen un sentimiento de pertenencia en común, por un animal místico o un tótem, que representa a sus ancestros, o por un apellido en común, por la misma razón.

La tribu
La unificación de clanes emparentados o vecinos, por cuestiones religiosas o socio-políticas (defensa común, por ejemplo), provocan  que el origen legendario del grupo de clanes o del predominante, se transforme en mítico. Los mitos de estos grupos, generalmente se acoplarán dentro de la liturgia o creencia religiosa, e incluso justificará las castas o estratos sociales internos. Estamos en presencia de una Tribu.

La nación
El aglutinamiento de varias tribus, ya con estructura social compleja y autónoma, con todos los elementos de una o varias culturas propias, lengua en común y organización jerárquica en su totalidad, sea cual fuere, va a formar una Nación. Una nación transforma con el tiempo los mitos tribales en ritos culturales, común a todos sus integrantes.

Casi todas las sociedades humanas, pasadas y presentes, encajan en estas categorías. La transformación de la unidad cultural aglutinante, el proceso anécdota, leyenda, mito y rito, están íntimamente ligados a la estructura social de banda, clan, tribu y nación.

Salutem, cives mundi
Orlando Ampuero

No hay comentarios:

Publicar un comentario